Aumento de casos de Bruxismo y como evitarlo

El miedo a contraer el virus SARS-CoV-2, también conocido como coronafobia, ha provocado un aumento de la ansiedad y el estrés entre la población, lo que está generando un incremento de los casos de bruxismo en las consultas dentales de nuestro país.

Este trastorno se caracteriza por la alteración de los músculos mandibulares y de las estructuras adyacentes. El estrés es su principal causa, aunque hay que tener en cuenta otras patologías como una maloclusión, una asimetría esquelética, artritis o trastorno degenerativo e inflamatorio de las articulaciones temporomandibulares.
 

El bruxismo (rechinar los dientes) puede causar mucho dolor y graves daños a los dientes. Consulta estos sencillos consejos para averiguar cómo puedes evitarlo.
 

Muchas personas rechinan los dientes sin ser siquiera conscientes de ello, ya que a menudo sucede durante la noche, mientras duermen. ​​​​​​​
 

Uno de los síntomas más notables es el dolor dental y la sensibilidad al morder y masticar, especialmente alimentos fríos. ​​​​​​​
 

También pueden presentarse cefaleas, dolor de mandíbula y malestar facial general o fatiga.
 

A veces, es difícil determinar la causa exacta del bruxismo, pero en muchos casos se debe al estrés. Reducir los desencadenantes del estrés en la vida diaria puede evitar en gran medida rechinar los dientes. Trata de resolver posibles problemas laborales o personales que puedan afectarte negativamente.
 

El estado de salud general es también muy importante en lo que respecta a la prevención. Si sufres estrés, es posible que no comas bien o no duermas suficiente. Esfuérzate por mejorar la dieta, haz ejercicio habitualmente y descansa lo necesario para reducir el estrés al mínimo y mejorar tu bienestar. Además, puedes valorar la opción de disminuir el consumo de alcohol y cafeína, que perjudican el sueño y la salud mental.
 

Igualmente, los cambios en la rutina habitual con el fomento del teletrabajo, pueden generar malas posturas que acaban afectando a la articulación temporomandibular (ATM) y ocasionar bruxismo. Una mala postura durante el día puede provocar que apretemos los dientes mientras dormimos. Cuanto más relajado esté nuestro cuerpo, menos tensión tendremos en la mandíbula.
 

Busca métodos para relajarte, como tomar un baño caliente antes de acostarse, que te ayuden a dormir bien por la noche. Además de reducir al mínimo la cafeína y el alcohol, puede ser conveniente también acortar el tiempo que pasas frente a una pantalla antes de acostarse. Apaga el televisor y no lleves el teléfono móvil, la tableta ni el ordenador portátil a la cama. Atenúa las luces mientras te preparas para acostarte a fin de aumentar la melatonina corporal de forma natural.
 

En última instancia, la mejor prevención es la atención dental habitual. El dentista puede ofrecerte consejos para evitar que rechines los dientes.

Para averiguar el origen y el grado de gravedad de esta patología, el presidente de la Organización Colegial recomienda acudir al dentista ante los primeros síntomas.
 

Si no sabes si es tu caso, el dentista puede determinar si existe bruxismo basándose en los signos de desgaste dental. Un diagnóstico temprano puede prevenir que el bruxismo dé lugar a un problema dental más grave.
 

El tratamiento más común para abordar el bruxismo es el uso de una férula de descarga para dormir, con el objetivo reposicionar los cóndilos y relajar los músculos de manera progresiva. Al mismo tiempo, disminuye la tendencia a apretar los dientes e impide que se desgasten. Los analgésicos y los antiinflamatorios también disminuyen las molestias típicas de esta patología. La cirugía solo se recomienda en casos extremos.

0