Comer sano y salud oral

Cada vez es más evidente que un buen hábito alimentario es fundamental para prevenir numerosas patologías como las cardiovasculares, diabetes, arterioesclerosis e hipertensión. Una dieta sana también contribuye a una buena salud oral. Por el contrario, las comidas llamadas “basura” llevan a sobrepeso y obesidad, problemas que se han convertido en una verdadera “epidemia”.
 

La dieta mediterránea

 


La adopción de una dieta que a los españoles nos es muy familiar, priorizando el consumo de vegetales, frutas, pescado y aceite de oliva, a la vez que se limita el consumo de carnes rojas y de azúcares, es una de las grandes claves actuales para optimizar la salud. Compleméntala con la práctica de ejercicio físico y la ausencia de tabaco. Así vivirás más sano.

0