Cómo usar hilo dental y volverlo un hábito diario

Si cuando el dentista le pregunta si se pasa hilo dental periódicamente y usted responde tímidamente “no siempre”, sepa que no es el único.


Algunas estadísticas indican que casi el 80% de las personas no usan hilo dental.
Aunque tal vez haya escuchado mil veces que pasarse hilo dental es primordial, probablemente deje de prestar atención cuando su dentista o higienista dental comienzan a hablar del tema. Por algún motivo, es un hábito difícil de incorporar, probablemente porque lleva tiempo, es complicado y es una actividad más para agregar a su rutina. Bien resulta que esta parte de su rutina diaria valga la pena cada segundo.


Como su cepillo dental no puede llegar a cada lugar de su boca (principalmente entre sus dientes), pasarse hilo dental es la mejor forma de retirar las partículas de comida y la placa para evitar que se formen caries en sus dientes y que sufra de gingivitis (inflamación de las encías). Como complemento, también ayuda a prevenir el mal aliento, ya que evita que se formen bacterias en esos lugares difíciles de alcanzar.


Pasarse hilo dental también es importante para mantener unas encías saludables y así evitar la enfermedad periodontal. Su salud bucal está relacionada con su actividad física, y no cepillarse o pasarse hilo dental en realidad puede volverlo más propenso a sufrir infecciones. ​​​​​​​


Además de reconocer que pasarse hilo dental es un buen hábito, ¿cómo puede agregar esta actividad a su rutina diaria? Hay muchas opciones que puede utilizar para limpiar las zonas entre sus dientes. La primera son las horquillas y los sujetadores para hilo dental. Estas herramientas son fáciles y rápidas de usar, y son limpias. ​​​​​​​
 
Para quienes tienen espacios entre sus dientes, pueden usar cepillos interdentales, que tienen un asa y un cepillo para limpiar dichas zonas. ​​​​​​​
 
Al final, cuando termine de pasarse hilo dental notará la limpieza que logra como si acabara de regresar del dentista. Es una sensación muy agradable.

0