Blanqueamiento dental, cuál es su efectividad

Blanqueamiento dental en Viladecans, cuál es su efectividad
El cambio de color puede estar en relación con la ingesta de alimentos y bebidas que manchan externamente los dientes, como el café, refrescos de cola, vino tinto o el tabaco. Pero incluso en ausencia de éstos, sucede que con el envejecimiento el diente se hace más oscuro debido al amarillamiento de la dentina, que es la capa interna del diente y la raíz.

Uno de los métodos que el paciente más utiliza para tener unos dientes más blancos son las pastas dentales, donde los especialistas consideran que no son demasiado efectivas.

Es cierto que algunas pastas tienen la capacidad de eliminar las manchas externas provocando que el diente parezca más blanco, pero no siempre pueden modificar el color del diente. Se diferencian de las pastas convencionales en su composición, ya que éstas contienen activos específicos así como en su abrasividad, la cual, puede resultar perjudicial tanto para la encía como para el diente.

Los dentistas recomiendan el tratamiento para blanqueamiento que se realiza por la clínica dental. El tratamiento se lleva a cabo con unos geles de alta concentración de peróxido de carbamida que bien se aplican en casa, a través de férulas transparentes, que son una especie de funda de plástico que recubre y se ajusta perfectamente a los dientes y que se hacen a medida para cada persona.

Los productos que aparecen en televisión relacionados con el blanqueamiento no tienen esta composición y, si la tienen, es baja y por tanto, menos efectiva y en ocasiones lo que contiene es peróxido de hidrógeno, es decir, agua oxigenada. Lo más importante a resaltar es que estos productos se aplican en unas férulas estandarizadas y por tanto, no están bien adaptadas al cliente. Esto supone que se deben de rellenar con más producto que en clínica y rebosa hacia la encía dañándola.


Pros y contras del tratamiento

La ventaja es que es un tratamiento relativamente fácil para mejorar el aspecto de los dientes y por ello de la sonrisa sin producir un daño irreversible en los dientes.

También, es peligroso porque, en un paciente con problemas previos de sensibilidad, desgaste de cuello o problemas periodentales no debe someterse al tratamiento hasta solucionarlos.