¿Cuáles son las anomalías dentales más comunes?

image-988691-Cuáles_son_las_anomalías_dentales_más_comunes.jpg

A los 6 años inician su erupción los dientes permanentes y se van sustituyendo progresivamente los dientes temporales, entre los 6 a 9 años, lo hacen los dientes anteriores y luego entre los 9 a 12 años los posteriores. Este periodo de dientes temporales (de leche) y permanentes, se denomina dentición mixta.
Tras el recambio dental, entramos en la etapa de dentición permanente, con 28 dientes erupcionados (20 dientes temporales sustituidos y 8 molares permanentes (4 erupcionados a los 6 años y 4 a los 12 años). Una parte de la población tendrá terceros molares, o muelas del juicio que erupcionan en edad adulta.
La anomalía dental más común en la población es la de los dientes grandes para una base ósea relativamente pequeña, lo que ocasiona un apiñamiento de los dientes, o una situación opuesta, dientes pequeños para el tamaño de la bases ósea, que origina la presencia de espacios entre dientes. Otras anomalías de base genética son las alteraciones del número de dientes por exceso (supernumerarios) o defecto (agenesias).
Por otro lado, durante la infancia, hay causas ambientales, como una serie de hábitos comunes como la succión del chupete o del dedo, que si son persistentes y prolongados ocasionan maloclusiones. Entre las maloclusiones más comunes están la "mordida abierta" o falta de contacto entre los dientes anteriores, y "la mordida cruzada posterior", la protrusión o resalte acentuado de los incisivos superiores.
Estas alteraciones condicionan a su vez otras disfunciones orales como la interposición lingual entre los dientes que alteran la fonética y la deglución (deglución atípica). En esta edad aparece otra disfunción importante, la respiración bucal, primaria (maxilar pequeño) o secundaria (rinitis alérgicas), y que sin tratamiento se relaciona con graves maloclusiones.
Dentro de causas ambientales, y prevenibles, de gran importancia por su frecuencia en la población son las caries, especialmente la de los dientes temporales, estas sin tratamiento, son causa de perdida precoz dental, con lo cual se altera la longitud de arcada, lo posición de los dientes vecinos y se pierde espacio para el diente sucesor.
¿Y SI NO SE CORRIGEN ESTAS ANOMALÍAS?
Las consecuencias de no corregir una anomalía dental de forma precoz puede abocar en el desarrollo de una maloclusión más grave, con mayores consecuencias. Así, una mordida abierta por chupete, que podría corregirse al suprimir a tiempo el chupete (antes de 2 años), evoluciona a una mordida abierta esquelética difícil de corregir y una mordida cruzada no corregida, puede evolucionar en un crecimiento asimétrico de la cara.
La deglución atípica no tratada dará lugar a una mordida abierta difícil de corregir. La respiración bucal no corregida evoluciona a una maloclusión grave con un crecimiento vertical de la cara.
Por todo ello, Jo importante es prevenir las alteraciones en la medida de lo posible y si existen, diagnosticar y corregir de forma precoz. En toda esta área, el papel del Odontopediatra es importante, por ello se recomienda visitarlo en edad temprana con finalidad preventiva, Jo ideal es hacia el primer año de edad.