Cuidar la higiene bucal de los bebés: paso a paso

image-1002703-Cuidar_la_higiene_bucal_de_los_bebés_-_Face__.jpg

  • Antes de la aparición de las piezas dentales: con una gasa esterilizada y húmeda, limpia las encías del bebé después de la ingesta de leche. La limpieza se debe realizar con mucha suavidad, intentando llegar a todas las zonas del interior de la boca.
  • Mientras están apareciendo los dientes: aún es demasiado pronto para usar cepillos de dientes especiales para bebés, por lo tanto, la limpieza se seguirá realizando con las gasas esterilizadas, extremando la precaución, ya que el pequeño, durante esa época, está muy sensible y sufre bastante dolor.

  • Después de la aparición de los dientes: usando un cepillo especial para bebés, se debe cepillar muy suavemente y únicamente con agua, pues el bebé aún no puede escupir el dentífrico. Una vez que ya estén todos los dientes desarrollados, es recomendable cepillarlo después de cada comida, o al menos dos veces al día.

A partir de los tres años el niño ya puede comenzar a cepillarse por sí mismo y a utilizar pasta dentífrica especial para su edad. Es el momento de inculcarte el hábito higiénico. A partir de los cinco años, puede utilizar el enjuague bucal, se debe comenzar por uno que no contenga alcohol, ni ningún tipo de productos que puedan ser dañinos.

Además de que la higiene bucal es importantisima para la salud del bebé, inculcarle el hábito de lavarse los dientes hará que lo tome como algo natural y automático desde muy temprana edad. A todo esto, hay que sumarle que a partir de que empiecen a aparecer los dientes, es necesario inspeccionar las piezas dentales y en caso de encontrar alguna anomalía, llevarlo a una clínica dental donde identifiquen el problema.