¿En qué consiste el curetaje dental?(II)

curetaje dental
Actualmente, las enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis) son uno de los problemas bucodentales más habituales entre la población.

Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), ocho de cada diez personas mayores de treinta y cinco años adolece de gingivitis o periodontitis.

El curetaje dental -también llamado raspado y alisado radicular- se trata de una técnica odontológica que se realiza para tratar la periodontitis. Es decir, en aquellos casos en los que la enfermedad no se ha frenado y el sarro se ha extendido más allá de la superficie de los dientes, penetrando en el interior de las encías, llegando a formar las llamadas "bolsas periodontales".

Estas bolsas periodontales son surcos que se forman entre la encía y el diente y que aumentan de tamaño debido a que hay más bacterias que destruyen los tejidos que soportan el diente.

La técnica del curetaje se lleva a cabo con unos instrumentos conocidos como curetas, las cuales difieren en función de la zona a tratar (incisivos, caninos, premolares o molares).

El procedimiento es en primer lugar aplicar anestesia local para alcanzar las bolsas periodontales y limpiarlas completamente. Así se raspa y retira el sarro acumulado debajo de la encía y con posterioridad se alisa la raíz del diente.

Conviene saber que existen diferencias entre la limpieza bucal y el curetaje. Ambos tienen un mismo objetivo: eliminar la placa bacteriana y el sarro acumulado. Sin embargo, la principal diferencia entre los dos tratamientos se encuentra en el área en que se realiza una y otra. Mientras que la limpieza dental se realiza sobre el cuello dental, los espacios interdentales y la línea de la encía, el curetaje implica la parte interna del periodonto que está por debajo de la línea de la encía.