Gestión psicologica en aislamiento por Coronavirus - Tema 2

Tema 2: ¿QUÉ EMOCIONES PODEMOS ESTAR VIVIENDO?¿CÓMO PODEMOS AFRONTARLAS?


image-1088746-Tema_2_-_Miedo_Fondo-8f14e.w640.jpg

Es una emoción que tenemos desde que nacemos hasta el momento de nuestra muerte. Sentir miedo no es malo, porque en ciertas situaciones nos ayuda a protegernos del peligro y ser prudentes. Así que es importante saber convivir con él y aceptar que siempre nos acompañará. Pero el miedo también puede convertirse en algo que nos bloquea y nos impide funcionar con eficacia.

Así que, aunque en ocasiones este sentimiento nos desborde, es importante controlarlo para que no nos paralice. Lo que hay que evitar es dejarse llevar por el miedo y perder el control. Una vez que hayas vencido el miedo por primera vez, puedes tener la completa seguridad que a la siguiente vez será mucho más fácil, y así sucesivamente.


SOLO TIENES QUE CONFIAR EN TÍ MISMO, Y VERÁS QUE CUANDO LO SUPERES Y SIGAS ADELANTE, GANARÁS EN AUTOESTIMA Y AUTOCONFIANZA.


Tema 2 - Vencer miedo - Dental Beyer

No hay una fórmula definitiva para hacerlo, pero hay que aceptarlo y no negarlo. Hazte amigo de tus miedos. Permítete sentir el miedo en tu cuerpo. Obsérvalo e identifica cómo se manifiesta, en qué partes de tu cuerpo, cómo reaccionas:

Tema 2 - Estres - Dental Beyer

¿Te sudan las manos ?, ¿se te acelera el corazón ?, ¿te tiembla la voz ?, ¿te sonrojas ?, ¿qué es lo que te sucede a tí cuando sientes miedo?

Cuando lo tengas bien identificado empezarás a ser capaz de afrontarlo. Se trata de normalizarlo como una emoción incómoda pero pasajera.


¿Y qué podemos hacer cuando esto sucede? Cuando tenemos la sensación de que el miedo escapa a nuestro control y podemos generar situaciones de estrés elevado y / o ansiedad? Os adjuntamos una serie de recomendaciones que os pueden ayudar a tenerlo bajo control.


Con respecto a ti:

​​​​​​​

image-1088820-1_nr-16790.jpg
Infórmate: hacer un seguimiento sobre el virus y las recomendaciones preventivas puede ser de utilidad, pero para ello, es esencial basarse en fuentes médicas, creíbles y oficiales, en las que puede ayudar a confiar. Consulta canales oficiales de información oficiales o contrastados.

image-1088821-2_nr-c9f0f.jpg
Evita la sobreinformación. Conectarte permanentemente o escuchar informativos a todas horas no te hará estar mejor informado y, por el contrario, aumentará tu angustia innecesariamente.

image-1088823-3_nr-45c48.jpg
Ten cuidado con las redes sociales. Contrasta la información que se comparte y, muy especialmente, antes de volver a compartir.

image-1088822-4_nr-9bf31.jpg

Contextualiza la información que recibes y mantén la perspectiva: el que haya una gran cobertura de noticias sobre este tema no significativo, amenaza, que representa una amenaza para ti o tu familia, que las situaciones que viven otros te van a pasar a ti.

image-1088824-5_nr-c20ad.jpg

Controla tus pensamientos. Asume que hay cosas que no dependen de ti ni vas a poder controlar. Aparta de tu mente los pensamientos negativos que aumentan aún más tu percepción de estrés y cambios por otros más positivos, realistas, saludables y positivos.


image-1088825-6_nr-e4da3.jpg

Ante la duda de contagio, sigue las indicaciones de las autoridades sanitarias. Tanto si ha dado positivo como si estás a la espera de resultados, haz de tu médico tu principal fuente de consejos e indicaciones a seguir. Evita ser catastrofista o sentirte culpable y afróntalo con actitudes responsables y constructivas.

​​​​​​​

image-1088826-7_nr-aab32.jpg

Mantente conectado: Frecuentes en redes sociales con familiares, amigos y conocidos pueden ofrecer un importante medio para compartir sentimientos y emociones y aliviar el estrés. No poder ver a los tuyos en persona no significa no poder estar en contacto con ellos. Puedes llamarles, enviar mensajes, hacer videollamadas o videoconferencias con ellos ... Os sentimos menos aislados y hace el aislamiento más llevadero.


image-1088827-8_nr-6512b.jpg

En la medida de tus posibilidades reales , crea o participa en alguna iniciativa de tipo comunitario que pueda ser de ayuda para ti, para los tuyos y para los demás frente a esta difícil situación.


image-1088828-9_nr-c9f0f.jpg

Mantén tus rutinas diarias y haz vida normal en la medida de lo posible. Acepta que hay una parte de la situación que no está en tus manos y no puedes controlar ni prever. Lo que sí puede tomar decisiones a medida que se presenten los desafíos.


image-1088829-10_nr-45c48.jpg
Reconoce tus sentimientos y acéptalos. Si percibes tus niveles de estrés y ansiedad son controlados y no puedes controlarlos, busca ayuda profesional. Puedes consultar con un profesional de salud mental, psicólogo / otros, capacitado y experimentado, que puede ayudarte a manejar y manejar el estrés extremo y ayudarte a encontrar formas constructivas de manejar la adversidad. Los Colegios de Psicólogos de las Comunidades Autónomas están elaborando grupos de profesionales que pueden atender por diferentes medios (teléfono, videollamada, etc.), en estas situaciones. Puedes ponerte en contacto con ellos e informarte.

Con respecto a tu salud:

Tema 2 - Seguir recomendaciones


Confía en la ciencia y en la experiencia de nuestro sistema de salud. Tomar más precauciones de las necesarias no te hará más seguro frente a un contacto y puede alimentar tu miedo y el de los que te rodean. Procura no hacer consultas médicas superfluas, evitando así contribuir a un colapso de los dispositivos asistenciales.

Con respecto a los demás:


image-1088820-1_nr-16790.jpg
Si te has contactado, explica, de forma clara y lo antes posible, tu situación a las personas de tu alrededor: familia, amistades, compañeros de trabajo y personas con las que hayas estado en contacto en los últimos días. Así evitaríamos contagios y juntos podríamos comenzar a tomar las medidas sanitarias recomendadas. NO hables permanentemente del tema y buscar un mensaje de cuidado y mantener una actitud reconfortante con los que te rodean.

image-1088821-2_nr-c9f0f.jpg

Habla del tema con las personas que te rodean , de manera honesta y veraz. Podemos ayudar a los que nos rodean, ya que pueden fijarse en nuestros comportamientos y emociones en busca de señales sobre cómo manejar sus propios sentimientos.


​​​​​​​

En el ámbito laboral:


image-1088820-1_nr-16790.jpg

No des nada por supuesto. Habla de forma clara sobre la situación con tus superiores, equipos y proveedores, para poder empezar a tomar decisiones y organizar las nuevas rutinas. Llega a acuerdos explícitos con ellos sobre cómo será, mientras dure esta situación, la forma de trabajo: cómo y quiénes van a desempeñar las tareas, qué hay que respetar los espacios, las distancias de seguridad, si se van a destinar espacios específicos para las personas que pueden tener el virus y otros.

​​​​​​​

image-1088821-2_nr-c9f0f.jpg
Siempre que la actividad y tu trabajo lo permiten, pacta con tu empresa un período de teletrabajo y, si tienes que trabajar desde casa, establece un espacio adecuado y cómodo, con un horario lo más similar posible a las que hacías antes. Mantener ciertas rutinas te ayudará a mantener el orden mental y la sensación de normalidad.

image-1088823-3_nr-45c48.jpg
Hay que estar conectado a la realidad y las noticias relevantes. Inscríbete a alertas de texto o correo electrónico de fuentes fiables y contrastadas para recibir las actualizaciones que puedan afectar tan pronto como estén disponibles.