Diastema (espacio entre los dientes)

Ocurre con mayor frecuencia entre los dos dientes centrales superiores. Sin embargo, pueden quedar espacios entre cualquier par de dientes.
 

Una diferencia entre el tamaño del hueso de la mandíbula y el tamaño de los dientes puede causar ya sea un espacio adicional entre los dientes o que los dientes se empalmen los unos sobre los otros. Si los dientes son demasiado pequeños para la mandíbula, se abrirán espacios entre los dientes. Si los dientes son demasiado grandes para la mandíbula, entonces se empalmarán.
 

Los espacios se desarrollan también por unas cuantas razones adicionales.
A veces hay dientes faltantes (agenesia) o de menor tamaño (microdoncia). Esto sucede en la mayoría de las veces en los incisivos superiores laterales (los dientes al lado de los dos dientes centrales superiores). Esto puede causar que se desarrolle un espacio entre los incisivos centrales superiores.
 

El diastema también puede venir causado por un frenillo labial de gran tamaño. El frenillo labial es tejido que suele extenderse desde el interior del labio superior hasta la encía justo por encima de los dos dientes centrales superiores. En algunas situaciones, el frenillo labial sigue creciendo y pasa entre los dos dientes centrales. Si esto sucede, bloquea el cierre natural del espacio entre sus dientes.
 

Los hábitos también pueden crear espacios entre los dientes. Chuparse el dedo pulgar tiende a empujar los dientes centrales hacia adelante, creando espacios.
 

Hay espacios que se pueden desarrollar debido a un reflejo incorrecto de deglución. En la mayoría de las personas, la lengua presiona contra el techo de la boca (el paladar) a la hora de tragar. Algunas personas desarrollan un reflejo diferente conocido como empuje lingual. Al tragar, la lengua presiona contra los dientes centrales. Con el tiempo, la presión empuja los dientes centrales hacia adelante. Esto causará que se abra un espacio entre ellos.
 
 

La enfermedad periodontal (de las encías) resulta en la pérdida del hueso que da soporte a los dientes. Los dientes se aflojan en quienes han perdido mucho hueso. Este movimiento puede resultar en espacios entre los dientes centrales.
 
Los niños podrían presentar espacios temporales tras perder sus dientes de leche. La mayoría de sus espacios se cierran cuando los dientes permanentes llegan a sus posiciones finales.
 

Síntomas
El diastema que ocurre por una desproporción entre los dientes y la mandíbula carece de síntomas. Sin embargo, los espacios causados por un hábito de empuje lingual o por enfermedad periodontal tenderán a expandirse y crecer con el tiempo. Los dientes podrían soltarse causando la aparición de incomodidad o dolor, particularmente al morder o masticar.
 
 

Diagnóstico
Podrás notar un espacio al cepillarte los dientes o al usar el hilo dental. Tu dentista podrá observar los espacios al examinarte.

 

Duración estimada
Si el espacio está causado por una desproporción entre los dientes permanentes y el tamaño de la mandíbula, se puede esperar que los espacios permanezcan durante toda la vida.
Los espacios causados por un hábito de empuje lingual o por enfermedad periodontal crecerán con el tiempo.
 

 

Prevención
No todos los espacios pueden prevenirse. Por ejemplo, si la razón del espacio es un diente faltante o la desproporción entre el tamaño de los dientes y el de la mandíbula, los espacios no podrán prevenirse sin tratamiento.

Mantener la salud de tus encías es esencial para una buena salud oral. El uso regular del hilo dental y del cepillado prevendrán las enfermedades periodontales y la pérdida de hueso relacionada.

Las personas que tengan un hábito de empuje lingual pueden reaprender a tragar empujando su lengua hacia el paladar. Romper este hábito podrá evitar que los espacios entre los dientes se agranden.
 

Tratamiento
A veces, el diastema es parte de un conjunto de problemas que requieren tratamiento de ortodoncia. En otros casos, el diastema es el único problema. Sin embargo, la mayoría de personas buscan tratamiento por razones estéticas.

Algunas personas se ponen brackets, que juntan los dientes. A menudo, sin importar dónde esté el diastema, deberás usar un conjunto completo de brackets en tus dientes superiores e inferiores. Esto es porque mover cualquier diente afecta a todo el conjunto de la boca.

Si tus incisivos laterales son demasiado pequeños, tu dentista sugerirá ampliarlos con coronas, adhesiones dentales o carillas.

Si tienes un espacio porque te falta un diente, es posible que necesites una reparación dental más amplia. Esta podrá incluir implantes dentales, un puente o una dentadura parcial.
 
Si la causa del espacio es un frenillo labial de gran tamaño, este podrá reducirse mediante una cirugía llamada frenectomía. Si se le practica una frenectomía a un niño pequeño, el espacio podría cerrarse por sí mismo. Si se le practica a niño mayor o a un adulto, podrían requerirse brackets para cerrar el espacio.

Si el espacio está causado por alguna enfermedad periodontal, entonces será necesario recibir tratamiento periodontal del dentista o especialista de las encías (periodoncista). ¡Consúltanos!

Cuando se restaura la salud de las encías, en muchos casos pueden usarse brackets para colocar los dientes en su lugar. Puede usarse una férula para unir los dientes a otros y evitar que se vuelvan a mover. En algunos casos, se requiere un puente para cerrar estos espacios.
 
 

Cuando llamar a un profesional
Si tienes un espacio entre tus dientes o ves un espacio en la boca de tu niño, habla con tu dentista. El dentista determinará la razón del espacio y podría referirte con un ortodoncista, un especialista en tratamientos con brackets. Se recomienda que los niños sean evaluados por un ortodoncista antes de los siete años. El tratamiento (si es necesario) podría no empezar de inmediato. Tú y nuestra ortodoncista hablarán sobre el plan de tratamiento general.

Si el espacio es resultado de una enfermedad periodontal, el dentista podrá referirte con nuestro periodoncista.
 

Pronóstico
Si el diastema se cierra mediante ortodoncia o reparación dental, el espacio tenderá a mantenerse cerrado. Sin embargo, para ayudar a prevenir que el espacio regrese, utiliza los retenedores como lo indica tu ortodoncista. El ortodoncista también podrá ferulizar los dientes, uniéndolos entre sí con un compuesto (plástico) y un alambre para evitar que se vuelvan a mover. Más información sobre el diastema y sus soluciones, ¡¡consultanos!! 

0