Skip links

Lactancia materna o artificial

Elegir entre la lactancia materna y la lactancia artificial es una de las decisiones más importantes que tienen que tomar los padres que esperan a un bebé.

Los expertos consideran que la leche materna es la mejor opción nutricional para los bebés, pero la lactancia materna puede no ser posible para todas las mujeres. En muchas de ellas, la decisión de dar el pecho o el biberón al bebé se basa en criterios de comodidad, estilo de vida y situaciones médicas específicas.

Las organizaciones internacionales de Pediatría, así como la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomiendan la lactancia materna como mejor opción para alimentar a un bebé porque le ayuda a defenderse de las infecciones, a prevenir alergias y le protege contra diversas afecciones crónicas. Siempre que sea posible, se recomienda alimentar a los bebés exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida.

LAS VENTAJAS DE LA LECHE MATERNA

La leche materna posee los nutrientes perfectos para el bebé. Además, su composición va modificándose conforme transcurre el tiempo desde el nacimiento, al objeto de proporcionar al lactante los nutrientes necesarios y protegerle de las infecciones a través de anticuerpos que van formándose. Por estos motivos, la leche materna es mucho más fácil de digerir y previene diarreas y vómitos. Una vez finalizado el parto, en las mujeres que recurren a la lactancia materna se produce el aumento de una hormona llamada oxitocina que ayuda a que el útero se recupere más rápidamente. También se ha comprobado que se reduce el riesgo de padecer cáncer de mama y ovarios. Además, la leche materna es más económica.

Se ha comprobado que la lactancia materna tiene numerosas ventajas, tanto para la salud del bebé como para la madre.
Los anticuerpos de la leche materna disminuyen hasta un 70% las infecciones respiratorias, el asma, las infecciones de oído y las diarreas del lactante. Protege frente a la diabetes infantil y la obesidad, y se ha demostrado una reducción del 50% en el síndrome de muerte súbita. En la madre, las hormonas que se producen durante el amamantamiento (oxitocina) ayudan al útero a recuperarse y previenen del cáncer de mama y de ovario. La relación tan especial afectiva entre madre y lactante ayuda a superar, en muchos casos, la depresión posparto.

LACTANCIA MATERNA Y SALUD ORAL

Los beneficios de la lactancia materna también alcanzan a la salud oral. El ejercicio que supone para el bebé obtener su alimento fortalece la musculatura perioral, el desarrollo armónico de la mandíbula y una respiración adecuada. Todo ello contribuye a favorecer una óptima salud bucodental en el futuro del recién nacido.

🍪 Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia web.