Skip links

LOS ENJUAGUES BUCALES

Los enjuagues bucales, técnicamente llamados colutorios, son una herramienta complementaria, pero no esencial, de la higiene bucodental.

Se trata de un líquido medicinal para enjuagarse la boca durante un tiempo determinado y después expulsarlo.

Nunca sustituyen al cepillado ni a la higiene interdental. Tienen muchos beneficios, pero deben ser utilizados bajo prescripción del dentista.

Existe una gran variedad de colutorios dependiendo del producto activo de su composición. Los colutorios están pensados para finalidades muy concretas. Algunos sirven para prevenir la caries, otros combaten el sangrado de las encías (gingivitis) y algunos mejoran la sensibilidad dental. Su uso, por lo tanto, no debe considerarse como generalizado sino, por el contrario, adaptado a cada paciente en particular.

LOS MITOS DEL COLUTORIO

Es importante conocer determinadas cosas que se dicen sobre los enjuagues bucales y que no son ciertas. Muchas personas utilizan colutorio sin prescripción médica para combatir el mal aliento. Sin embargo, en muchos casos, no consiguen mejorar la situación. Esto es debido a que el mal aliento siempre tiene una causa y mientras no se diagnostique y se trate la misma, un enjuague no va a solucionarlo. Algunos colutorios llevan alcohol en su composición, habiéndose asociado este hecho a determinadas patologías orales, entre otras sequedad e irritación de las mucosas. Pero incluso, los que son sin alcohol, tienen efectos colaterales si no son utilizados con la frecuencia y concentración adecuadas, y bajo prescripción, como son la aparición de tinciones dentales.

🍪 Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia web.