Skip links

Los implantes dentales

Cada vez más, la técnica de los implantes ha ido adquiriendo gran importancia a la hora de reemplazar a los dientes perdidos.

¿Qué son los implantes dentales?

El implante es una estructura artificial que se coloca en el hueso del maxilar o de la mandíbula para sustituir la raíz de un diente perdido. En la actualidad, los dos materiales más utilizados para la fabricación de los implantes dentales son el titanio (material metálico parecido al acero, pero extremadamente duro) y el zirkonio (material cerámico, de color blanco y muy resistente). Ambos tipos de materiales son biocompatibles y la elección de uno u otro corresponde al dentista, dependiendo, entre otros factores, del lugar en el que va a colocar el implante.

¿Cómo se ponen?

Antes de colocar el implante, nuestro cirujano realiza una evaluación del hueso donde tiene que ir. Después de estudiar varios parámetros, empieza el tratamiento, el cual consta de 4 fases: colocación del implante, tiempo de espera para que el implanta se integre en el hueso, colocación del tornillo para la corona y, finalmente, corona para sustituir el diente perdido.

¿Puente fijo o implante?

La pérdida dentaria puede reponerse también mediante un tratamiento con prótesis fija. Los implantes tienen la ventaja de que no requieren tocar a los dientes contiguos al que se ha perdido, pero hay situaciones en las que no están indicados. Nuestro cirujano siempre asesorará sobre las opciones de tratamiento más aconsejables en cada caso.

CASOS ESPECIALES

Si bien la técnica de colocación de los implantes más usual es la que se ha comentado, existen casos especiales en los que varía. Una alternativa, que no siempre es viable, es la colocación del implante de manera inmediata justo después de la extracción del diente. Esto permite que el paciente salga de la consulta con una corona provisional que se cambiará por la definitiva pasado el tiempo de cicatrización. En otros casos, el dentista, después de evaluar el hueso donde debe colocar el implante, puede considerar necesario injerto óseo antes.

LOS IMPLANTES, ¿PARA TODA LA VIDA?

Los implantes, al igual que los dientes naturales, pueden fracasar y suelen hacerlo por los mismos motivos. La inadecuada higiene bucodental, el hábito del tabaquismo y la falta de revisiones periódicas, son factores que ponen en peligro la supervivencia de los implantes. Determinadas patologías, como la diabetes no controlada, también pueden contribuir a su fracaso. La causa principal de fracaso es la llamada periimplantitis, que es el equivalente a la periodontitis en el diente natural y consiste en una pérdida de hueso que rodea al implante.

🍪 Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia web.