Skip links

Rechino los dientes: El Bruxismo

El bruxismo es el término médico para designar el rechinamiento dental.

Puede tener varias causas: estrés, problemas de oclusión dental, problemas de la articulación temporomandibular, entre otras, que solo el dentista puede diagnosticar. Además de identificar la causa, el profesional suele, como primer paso, recomendar la colocación de una férula para detener el proceso. Muchas veces, se requiere una restauración total de los dientes para devolverles la forma y función, o aconsejar un tratamiento de ortodoncia.

LOS SIGNOS

Hay que diferenciar el bruxismo diurno del que se produce por las noches, llegando a considerarse un trastorno del sueño. Su prevalencia es muy alta en adultos (8% el nocturno y hasta 20% el diurno). El paciente con bruxismo no solo es detectado por la presencia clínica de desgaste dental, sino por la presencia de síntomas a nivel del aparato masticatorio (dolor en la musculatura, artralgia, cefaleas, bloqueos en la articulación temporomandibular, etc.).

LAS CAUSAS

Durante muchos años, el bruxismo fue considerado una actividad anormal masticatoria relacionada con el desgaste dental y dolor en los músculos masticatorios. Sin embargo, en la actualidad, la etiología puede considerarse multifactorial.

EL TRATAMIENTO

El tratamiento suele ser multidisciplinar y puede incluir la odontología neuromuscular, fisioterapia, tratamiento de posibles maloclusiones y utilización de férulas, amén del tratamiento previo de posibles lesiones de caries o ausencias dentarias. En algunos casos se emplean fármacos (tanto para tratar la ansiedad como la inflamación de la articulación) así como técnicas de relajación y control de estrés.

🍪 Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia web.